Archivo de la categoría: Anécdotas propias

Una fondue de sabor y placer

¿¡Quién no ha escuchado hablar de los deliciosos helados Häagen-Dazs!? Lo cierto es que son bastante densos ya que en su producción no llega a incorporarse mucho aire y como emulgente no se emplea goma guar, sólo huevos. Además, como contienen un alto contenido en mantequilla, … Seguir leyendo

Publicado en Anécdotas propias, Rico rico! | 2 comentarios

“El Neco”,una visita obligada

El pasado viernes, después de posponerlo durante varias semanas, al fin fui a comer a un restaurante que me llevaban recomendando bastante tiempo: El Neco. Esta cadena de restaurantes está especializada en comida mediterránea, algo que no se encuentra en … Seguir leyendo

Publicado en Anécdotas propias | 1 Comentario

Una paella diferente

La gastronomía, como en la mayoría de los países, es una de las pasiones en la vida española. No se trata únicamente de comer, sino que lo consideramos un evento para compartir con familiares y amigos y una forma de … Seguir leyendo

Publicado en Anécdotas propias | 1 Comentario

“Una pizza y…el pasaporte, por favor”

Ah, los tiempos modernos…¡Cuanta variedad! Vayamos a donde vayamos podemos encontrar un sin fin de opciones; nadie deja sin complacer su gusto, y menos en el amplio campo de los alimentos. En los tiempos que corren, y sobretodo si vives … Seguir leyendo

Publicado en Anécdotas propias | 1 Comentario

Feria del Vino

Este fin de semana se ha está celebrando en Valencia, en el cauce del río, en la explanada bajo el puente de las flores, la Feria Internacional del Vino y Productos Valencianos donde por un precio razonable de 10 euros … Seguir leyendo

Publicado en Alimentación y cultura, Anécdotas propias | Deja un comentario

Los beneficios del Jengibre

El otro día me recomendaron un receta que consistía en unos pinchos de pollo adobados con soja combinados con jengibre caramelizado, así que este fin de semana me decidí a probar a hacerlos (antes buscando ese jengibre dulce en el … Seguir leyendo

Publicado en Anécdotas propias, Cocina | Deja un comentario